Clima laboral: decálogo para ser feliz en el trabajo

13/07/2023 | Santander Universidades

¿Qué le pedirías a tu futuro empleo? Tus abuelos e, incluso tus padres, habrían contestado que un buen sueldo y estabilidad, pero, hoy día, hay otros factores que condicionan la búsqueda de trabajo. Uno de los más importantes es el clima laboral. 

De hecho, de acuerdo con el estudio Employer Brand Research, publicado por Randstad en 2022, el 65% de los profesionales señala el ambiente de trabajo como una de las motivaciones para elegir una u otra empresa. Y lo mismo ocurre en el sentido contrario: seis de cada diez empleados abandonaron sus puestos de trabajo por el mal clima laboral. Y es que, como señala el informe Hiring and Workplace Trends Report 2023 de Glassdoor, la cultura organizacional es valiosa tanto para atraer como para retener empleados. 

Eso sí, un buen clima laboral no se limita a que haya una buena relación entre compañeros o a que un futbolín presida la oficina. ¿Qué engloba este concepto? ¿Por qué es importante valorarlo a lo largo de tu carrera profesional? ¿Qué elementos debes tener en cuenta a la hora de optar por un empleo? Descúbrelo en este artículo.

¿Qué es el clima laboral?

Es habitual confundir el clima laboral con el ambiente de trabajo. Sin embargo, el primero es un concepto más amplio. Es decir, el ambiente laboral es uno de los elementos que conforman el clima laboral, que abarca todos los aspectos que hacen que la experiencia de los trabajadores sea óptima. En este sentido, en cualquier empresa, el clima laboral está conformado por tres factores: 

  • Recursos técnicos: se refiere a la disponibilidad de herramientas, equipos, instalaciones, personal, etc.
  • Capital humano: se trata de las relaciones interpersonales entre los profesionales que trabajan en una misma compañía y de las circunstancias del día a día, es decir, de ese ambiente laboral en sí. 
  • Organización: engloba la estructura, procedimientos, protocolos, operativas y demás aspectos organizacionales que facilitan o dificultan el desempeño profesional. 

Por tanto, un clima laboral positivo solo se dará en aquellas empresas en las que se reúnan estos tres elementos. Por ejemplo, puede que la organización cuente con los mejores recursos técnicos, pero unos protocolos poco efectivos que te hagan desesperar con cada tarea que asumes. Asimismo, puede que la operativa sea magnífica, pero el ambiente de trabajo sea pésimo debido a múltiples conflictos entre compañeros

¿Cómo es un buen clima laboral?

Junto a esto, hay que distinguir diferentes tipos de climas laborales, todos igual de válidos si se ajustan a la realidad de la compañía y las necesidades del personal:

  • Participativo: en este clima laboral, la empresa potencia que los trabajadores compartan sus ideas, quejas o sugerencias de forma activa.
  • Consultivo: se consulta sus opiniones en situaciones de duda o problemas. 
  • Paternalista y autoritario: el personal tiene menor intervención en la toma de decisiones, y es la cúpula directiva la que aporta tanto las metas y directrices, como unas pautas muy concretas en cuanto a cómo hacer el trabajo. 

Sobre el papel, lo más probable es que optes por un puesto de trabajo en una organización con un clima laboral del primer grupo. Sin embargo, la calidad del clima laboral es algo variable y va a depender de las circunstancias de cada momento.

Por ejemplo, si acabas de incorporarte al mercado laboral, te será de gran ayuda contar con un seguimiento más estrecho de tu superior, de modo que puedas ir aprendiendo a desarrollar tus funciones. Asimismo, en el caso de que se desencadene una importante crisis dentro de la empresa y esta requiera de una respuesta rápida, un clima laboral participativo será contraproducente, ya que si se escuchan todas las ideas, la intervención sobre el problema se demora. 

clima-laboral

¿Cuáles son los beneficios de un ambiente de trabajo positivo?

De ahí la importancia de contar con un clima laboral óptimo; es clave tanto para las empresas, como para los trabajadores. En este sentido, trabajar bajo una atmósfera adecuada hará que te sientas más motivado e implicado con tu puesto de empleo y, por tanto, tendrás un mejor desempeño profesional. 

Esto, a su vez, se traduce para la empresa en una mayor productividad. De hecho, según La lógica del Compromiso: Una palanca crítica para cambiar, de la consultora de talento y transformación digital Watch & Act, una plantilla comprometida dispara un 300% la productividad. 

Asimismo, el buen ambiente en la oficina refuerza los lazos interpersonales, lo que beneficia al trabajo en equipo. ¿Sabías, por ejemplo, que la tensión entre los compañeros es la principal causa de distracción en el lugar de trabajo, según un estudio de Oi2? Además, un equipo cohesionado, en el que todos cooperen y aporten su talento, es el caldo de cultivo perfecto para la innovación y la creatividad.

Para la organización, estas nuevas y mejores ideas le permiten situarse en una posición competitiva más avanzada y mejorar sus ratios de rentabilidad. En ese sentido, de acuerdo con Harvard Business Review, las compañías con un clima laboral sólido tienen un 90% de probabilidad de obtener resultados superiores en términos de rentabilidad.

Por último, cuando estás satisfecho con tu empleo, no piensas en cambiar de trabajo. Así, un clima laboral positivo es fundamental para la atracción y retención del talento, lo que lleva aparejado una disminución de los costes asociados a la rotación de personal y al ausentismo laboral. Incluso, un ambiente de trabajo impactará en tu salud: sentirás menos estrés, tendrás un estado mental óptimo y mejorarás tu bienestar físico.

clima-laboral

10 elementos que mejoran un clima de trabajo

Para beneficiarte de todas las ventajas de un buen clima laboral, existe una serie de elementos que debes tener en cuenta a la hora de valorar una oferta de trabajo. ¿Cuáles son las claves para encontrar el empleo de tus sueños? ¡Sigue este decálogo! 

  1. Propósito común. Quizá la base para conectar con tu trabajo sea la alineación entre profesional y empresa. Es decir, para ser feliz en una compañía, es muy importante que creas en lo que hace y compartas su misión, visión y valores. Tanto que, según el estudio Recognition Linked to Core Values Delivers Increased ROI, de GloboForce, el 80% de los trabajadores admite que la filosofía empresarial está directamente relacionada con su compromiso. 
  2. Estructura. La forma en la que se organiza la compañía en cuanto a liderazgo, división de puestos, políticas salariales o de promoción y procedimientos de trabajo también interviene en la conformación del clima laboral. Así, debes valorar si el funcionamiento organizacional es compatible contigo. 
  3. Empoderamiento. Cada vez más, los profesionales quieren que las empresas tengan en cuenta su potencial y les dejen participar en la toma de decisiones. De hecho, casi siete de cada diez profesionales admite que haría un esfuerzo extra por una compañía si se sienten empoderados, según una investigación de Zenger & Folkman. 
  4. Comunicación. Otro factor que va a afectar al clima laboral es que exista una buena comunicación en todos los niveles (vertical y horizontal) para que el trabajo de todos sea efectivo y sin interferencias. Esto incluye también la presencia de un feedback constante internamente, para poder reconocer las buenas y malas prácticas, con el fin, precisamente, de lograr ese mayor grado de empoderamiento de los equipos. 
  5. Transparencia. El hecho de que exista una alta transparencia en la compañía redunda en la confianza del capital humano. En consecuencia, corroborar las buenas prácticas en este sentido también es otro paso importante a la hora de elegir una empresa para trabajar. 
  6. Reconocimiento. Fíjate también si la organización cuenta con programas de reconocimiento para poner en valor las aportaciones de cada miembro del equipo. Por ejemplo, pregunta si existen programas de desarrollo del liderazgo, incentivos, galardones anuales o cualquier otro método de reconocimiento. 
  7. Conciliación laboral y familiar. En la actualidad, el 80% de los trabajadores señala el mejor equilibrio entre la familia y el trabajo como requisito para aceptar un empleo, según el estudio Lo que los trabajadores quieren, de Manpower Group. De ahí que sea recomendable preguntar por la política de flexibilidad laboral que tiene la empresa. 
  8. Compañerismo. Las relaciones interpersonales que se desarrollan dentro de la organización son también factores que afectan al clima laboral. Por eso, no está de más que pidas referencias a conocidos que trabajen o hayan trabajado en la compañía, así como que busques opiniones en internet sobre la empresa. 
  9. Instalaciones. Quizá no lo hayas tenido nunca en cuenta, pero el entorno físico afecta también al clima laboral. Desde sillas ergonómicas que garantizan una buena postura o espacios comunes en los que interactuar con los compañeros, hasta factores como la iluminación o la decoración pueden mejorar o perjudicar el ambiente de trabajo. Por ejemplo, ¿sabías que una empresa con zonas verdes permite mejorar la capacidad de concentración de los trabajadores? 
  10. Capacitación. Por último, ¿dispone la organización de planes de upskilling y reskilling? Puede que no te lo hayas planteado si es tu primer empleo, pero el desarrollo profesional es cada vez más importante en un mercado laboral tan cambiante como el actual. Por tanto, solo una empresa que apueste por tu formación será un buen lugar para trabajar. 

¿Quieres mejorar tus habilidades empresariales? Descubre Santander Open Academy, el espacio formativo que necesitas para seguir creciendo.

Únete a nuestra plataforma global de aprendizaje y desarrollo profesional y accede a cursos subvencionados al 100%, contenido formativo en un montón de formatos y becas de universidades e instituciones líderes.

Si como nosotros, crees que nunca hay que dejar de aprender, entra aquí y regístrate. ¡Descubre lo que tenemos para ti!

Más posts interesantes que leer...